MENÚMENÚ

Comité de Sustentabilidad, Cambio Climático, Intervención en Desastres.

Documento de política sobre intervenciones en casos de desastre para consideración de la Junta de IASSW, enero 2010

Introducción

Las intervenciones en casos de desastre son fenómenos naturales y causados ​​por el hombre que causan graves trastornos en las rutinas de la vida diaria. Suelen ser serios y requieren intervención o asistencia externa. Por lo tanto, se exigen intervenciones de trabajo social para ayudar a las personas a enfrentar las consecuencias de los desastres, tanto a corto como a largo plazo. Las intervenciones en casos de desastre se han centrado tradicionalmente en inundaciones, tsunamis, deslizamientos de tierra, huracanes, terremotos, erupciones volcánicas y sequías. Estos generalmente se asocian con la naturaleza y se describen como "desastres naturales". Aquellos vinculados a la contaminación industrial o la degradación del medio ambiente, por ejemplo, Bhopal y los conflictos armados, por ejemplo, Ruanda, se denominan '(hu) artificiales'.

Hoy, también tenemos un cambio climático que está creando desastres causados ​​por fenómenos meteorológicos extremos que tienen un vínculo con el comportamiento humano relacionado con la quema de combustibles fósiles y los procesos de industrialización. Los efectos del cambio climático varían desde la desaparición de las pequeñas naciones isleñas en el Océano Pacífico, como Tuvalu y las Maldivas, porque a medida que aumenta la temperatura de la tierra, los glaciares y los casquetes de hielo en el Ártico y el Antártico se derretirán y provocarán aumentos significativos en los niveles oceánicos. a través de la sequía con la consiguiente desertificación de la tierra en muchas partes del mundo, especialmente en el África subsahariana. Además, el cambio climático llevará a que mil millones de personas más enfrenten la inseguridad alimentaria y 1.4 mil millones en India y China se vean afectadas por la escasez de agua causada por los glaciares que se derriten en Nepal. Eventos como estos harán que se intensifiquen las migraciones masivas dentro y entre países (PNUD, 2007, 2008, Sanders 2009).

Los desastres, sin embargo, causan problemas sociales urgentes que requieren una resolución urgente a nivel individual, local, nacional e internacional. Su resolución puede ser controvertida y cuestionada, especialmente porque la "ayuda" puede venir en forma de prácticas de internacionalización que no respetan las condiciones y tradiciones locales y se reciben como nuevas formas de colonialismo (Mohanty, 2003). Por ejemplo, EE. UU. Ha "atado" la ayuda al exigir que el 70 por ciento de las sumas se emplee para emplear a estadounidenses que "ayuden" en los esfuerzos de socorro en casos de desastre y compren bienes y servicios hechos en Estados Unidos. Roger Riddell (2007) ha argumentado que la ayuda 'atada' restringe las oportunidades en el país receptor y puede distorsionar sus oportunidades de desarrollo, un problema que se vuelve importante en los esfuerzos de reconstrucción a largo plazo.

Las Naciones Unidas (ONU) a través de sus diversos organismos, por ejemplo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y las organizaciones de la sociedad civil como la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) son agencias clave a través de las cuales la ayuda humanitaria se entregan situaciones de desastre, especialmente en el período inmediatamente posterior al evento. En este contexto, sus actividades se centran en proporcionar alimentos, agua, refugio y suministros médicos de manera no discriminatoria. La IFRC está compuesta por sociedades 186 a nivel nacional y tiene 97 millones de voluntarios en todo el mundo. Ha existido de alguna forma desde 1919, aunque la estructura actual se desarrolló en 1991. El Acuerdo de Sevilla de 1997 se formuló para disminuir las tensiones entre el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a nivel nacional y la FICR.

Los trabajadores sociales participan en todo el proceso de ayuda: evalúan las necesidades, coordinan y entregan bienes y servicios, ayudan en la reunificación familiar, ayudan a las personas y comunidades a reconstruir sus vidas y desarrollan la capacidad de recuperación y la capacidad para minimizar los riesgos de futuros desastres. Las intervenciones en casos de desastre dependen de la naturaleza del desastre, las condiciones y tradiciones locales, y el personal y los recursos disponibles. Los desastres afectan a los países de manera diferente y cada nación tendrá capacidades variables para responder a los problemas que el desastre crea para ellos. Los países y personas de bajos ingresos tendrán mayores dificultades para responder adecuadamente. También son los que les resultará difícil adaptarse a los desastres, incluido el cambio climático, sin haber contribuido mucho a su creación (PNUD, 2007, 2008). Los desastres también tienen un mayor impacto en las mujeres y los niños (PNUD, 2008), sin embargo, es menos probable que tengan una opinión directa sobre las formas en que las intervenciones en sus vidas tomarán una vez que haya ocurrido un desastre (Pittaway et al., 2007).

Definición

Los desastres son fenómenos naturales y causados ​​por el hombre que ocurren como eventos en gran medida impredecibles que tienen resultados horrendos, incluida la destrucción de vidas, propiedades y el medio ambiente. Pérez y Thompson (1994) han definido el desastre como un daño extenso generalizado que está más allá de la capacidad de afrontamiento de cualquier comunidad y, por lo tanto, requiere intervención externa. La ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) utilizan la definición de desastre de Gunn (1990) como 'el resultado de una gran ruptura ecológica en la relación entre el hombre (sic) y su (sic) medio ambiente ... [con] interrupciones en tal escala que la comunidad afectada necesita esfuerzos extraordinarios para hacer frente ". Dominelli (2007) ha sugerido que las definiciones existentes se amplíen para cubrir la pobreza porque es el mayor desastre provocado por el hombre y el cambio climático porque es diferente de otros desastres ecológicos (Dominelli, 2009).

La pobreza tiene un impacto clave en la capacidad de las personas para hacer frente a un desastre y, por lo tanto, es una causa de desastres, además de exacerbar sus efectos y socavar la capacidad de resistencia y la capacidad de las personas para enfrentarlos tanto individual como colectivamente. Por ejemplo, en 2005, el huracán Katrina golpeó el Lower Ninth Ward en Nueva Orleans en los Estados Unidos, el país más rico del mundo. Afectó de manera desproporcionada a las comunidades afroamericanas pobres que sufrieron la peor parte de los $ 140 mil millones de daños que causó y que fueron menos capaces de lidiar con sus efectos tanto a corto como a largo plazo (Pyle, 2007). Los grupos que han estado en el extremo receptor de los desastres, ya sean naturales o causados ​​por el hombre, incluyen a los indígenas y otros grupos de bajos ingresos. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas en 2007 para abordar estos temas.

El cambio climático afecta a las personas de manera que puede causar graves daños a las rutinas de la vida diaria, la salud, la sostenibilidad ambiental, la agricultura y la seguridad alimentaria, aunque es probable que sus efectos se sientan más intensamente en las mujeres y los niños (PNUD, 2008). Los desastres se experimentan de manera diferente y las capacidades de los individuos, grupos y comunidades para responder o ajustar también son diferentes. La Federación Internacional (2009) informa que el 76 por ciento de los daños causados ​​por desastres se encuentra en países en vías de industrialización; 92 por ciento de las personas afectadas también residen en ellos; y 65 por ciento de las pérdidas económicas se sitúan de manera similar allí.

Este documento define los desastres, examina las intervenciones en casos de desastre, incluidas las estructuras internacionales que prestan servicios a las personas en los términos inmediatos y a largo plazo, y hace sugerencias para que los trabajadores sociales consideren la prestación de asistencia humanitaria.

Los problemas

Responder apropiadamente a los desastres requiere respuestas al evento en sí, tanto a corto como a largo plazo, así como solicitar medidas preventivas que reduzcan el riesgo o la posibilidad de que se produzca una respuesta inadecuada cuando ocurra un desastre. Estos pueden ser problemáticos de desarrollar, especialmente si quienes intervienen no son sensibles a las necesidades, condiciones y tradiciones locales (Hancock, 1996) o terminan reforzando los conflictos armados existentes y las relaciones sociales imperialistas (Hoogvelt, 2007). La migración causada por el cambio climático se convertirá en un problema importante si no se logran avances para mantener bajo control los aumentos de temperatura (Stern, 2006), ya que la desertificación y las inundaciones posteriores intensificarán las presiones sobre las personas para que emigren. Esto incluirá a las personas que llevan estilos de vida nómadas en África subsahariana, así como a las personas que viven en zonas bajas como Bangladesh. La ONU estima que un 250 adicional de millones de personas podría tener que moverse en 2050 si los aumentos de temperatura no se mantienen por debajo de 20C. Para complicar aún más las cosas, la Convención de Ginebra no se aplica a los migrantes climáticos (Sanders, 2009; Meo, 2009). Para responder a sus necesidades, se necesitan nuevos protocolos para cubrirlos (PNUD, 2008).

También hay tensiones entre los esfuerzos de socorro inmediato y los esfuerzos de desarrollo en los dominios económico y social que se ocupan de la reconstrucción a largo plazo. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, acordados en 2000, para abordar las áreas de 8 que se consideraron como contribuyentes a la pobreza y el subdesarrollo, pueden considerarse una forma de abordar la pobreza y otras barreras para la realización del potencial humano. Sin embargo, es probable que el clima económico actual y los objetivos limitados de las metas de los ODM eviten su realización por parte de 2015 (Correll, 2008).

Estructuras y roles internacionales

Las Naciones Unidas (ONU) reemplazaron a la Liga de Naciones en 1945 con el objetivo de lograr que las naciones cooperen en la construcción de un mundo mejor después del desastre de la Segunda Guerra Mundial. Las intervenciones en casos de desastre han sido autorizadas en virtud del Artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) que los estados miembros de la ONU acordaron en 1948. El artículo 25 de la DUDH garantiza los niveles de vida adecuados para la salud y el bienestar humanos. Este enfoque ubica las intervenciones humanitarias dentro de un marco de derechos humanos. Pero los principios que sustentan los derechos humanos individuales pueden chocar con los de la soberanía del estado cuando los responsables de defender los derechos humanos los violan ya sea por lo que hacen o por lo que no hacen. La soberanía del estado puede considerarse tanto una fortaleza como una limitación de la ONU. Está consagrado en el Artículo 2 (1) de la Carta de la ONU y restringe la acción internacional en los asuntos internos de los estados miembros. Esto se conoce como el principio de "no interferencia en estados soberanos". El artículo 2 (1) afirma la Convención de Montevideo sobre los Derechos y Deberes de los Estados que reconocieron la soberanía estatal como fundamental para las relaciones internacionales y se acordó bajo los auspicios de la Liga de las Naciones en 1933.

Como el hecho de que la ONU no haya actuado adecuadamente para prestar ayuda se ha vuelto problemático cuando el propio Estado está violando los derechos humanos, ha habido un llamado a una 'Responsabilidad de Proteger' que fue promovida por primera vez por la Comisión Internacional de Intervención y Soberanía Estatal en 2000. El principio de 'soberanía' puede ser utilizado por los gobernantes del estado para evitar que la asistencia sea prestada por agencias externas. Esto ocurrió, por ejemplo, en Myanmar / Birmania cuando el ciclón Nargis devastó grandes franjas del país en 2008. No obstante, el Consejo de Seguridad de la ONU (UNSC) puede amenazar o usar "la fuerza armada sin el acuerdo del estado objetivo para hacer frente a un desastre humanitario causado por violaciones graves, a gran escala y de derechos humanos fundamentales" (Pérez y Thompson, 1994). Si bien el CSNU puede autorizar la intervención humanitaria en desastres que han causado daños graves y generalizados, pérdidas considerables de vidas y cuando existen evidencias de violaciones graves de los derechos humanos, es reacio a simplemente imponer tales acciones a cualquier estado específico. Al mismo tiempo, el personal de la ONU que presta ayuda corre el riesgo de ser secuestrados, maltratados y / o asesinados por embarcarse en ese trabajo. El asesinato del personal de la ONU de 22, incluido su enviado, Sergio Viera de Melo, durante el atentado suicida de la sede de la ONU en Bagdad, en 2003, es indicativo de los riesgos asumidos por muchos trabajadores humanitarios.

Las principales iniciativas de la ONU sobre desastres comenzaron con los esfuerzos de reconstrucción en Europa y los desplazamientos masivos de sus pueblos después de la Segunda Guerra Mundial. Las funciones de coordinación, supervisión y seguimiento de los desarrollos fueron asumidas posteriormente por el organismo creado especialmente para este fin, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNCHR, por sus siglas en inglés) que nació en 14 December 1950 y se estableció en Ginebra. Aunque la UNCHR asumió muchas funciones de la Administración de Alivio y Rehabilitación de la ONU, fue reemplazada en 2006 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC).

El CDHNU fue creado como un órgano subsidiario de la Asamblea General de las Naciones Unidas para abordar las críticas a la Comisión de Derechos Humanos de los Derechos Humanos expresadas principalmente por los EE. UU. E Israel por permitir que las naciones con malos registros de derechos humanos se sientan en sus estructuras de toma de decisiones. Han continuado con estas críticas, a pesar de este cambio. De hecho, EE. UU., Israel y otras dos pequeñas naciones votaron en contra de la formación de la Comisión de Derechos Humanos. George W. Bush también boicoteó sus deliberaciones, una ironía dada la controversia que provocó sobre los abusos a los derechos humanos en la Bahía de Guantánamo en Cuba y bajo las disposiciones de la Ley de Patriotas en los Estados Unidos (Pearlstein y Posner, 2009). La UNCHR, al igual que su predecesora, confía en la FICR y otras ONG para prestar ayuda humanitaria. La UNCHR también es responsable de la revisión de los derechos humanos, el Examen Periódico Universal, y evalúa la situación de los derechos humanos en todos los estados miembros de la ONU de 192. El desempeño del trabajo de UNCHR es facilitado por un Comité Asesor y un Procedimiento de Quejas. El Comité Asesor está compuesto por expertos elegidos por 26 en el campo de los derechos humanos. El Procedimiento de Quejas se realiza a través de un panel de representantes de 5, cada uno de los cuales se extrae de una de las cinco regiones de la ONU. También hay relatores especiales que llevan a cabo investigaciones basadas en los países sobre violaciones de derechos humanos. En 2006, los relatores especiales abordaron el tema de la pobreza durante el Día de los Derechos Humanos.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) apoya el trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de los Derechos Humanos al ser responsable de la Convención de Ginebra 1951 sobre refugiados que brinda refugio a quienes buscan escapar de la persecución. El ACNUR es responsable de 34.4 millones de personas, la mayoría de las cuales son desplazadas internamente. Solo 800,000 del total general son solicitantes de asilo. Ninguno de los incluidos en las cifras del ACNUR son personas que buscan refugio del cambio climático porque no están cubiertos por la Convención de Ginebra 1951. El ACNUR también ha ampliado la ayuda humanitaria para cubrir a las "personas de interés" tal como se define en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estado de los Refugiados de 1951, que incluye a los desplazados internos, el Protocolo de 1967 y la Convención de la Organización para la Unidad Africana de 1969.

Las disposiciones de la DUDH en virtud del Artículo 25 podrían potencialmente utilizarse para prestar servicios a aquellos que migran por razones del cambio climático. La DUDH también podría abarcar a la "persona en su entorno", que abarcaría tanto el entorno físico como el social, ya que contribuyen al bienestar de una persona o comunidad. Esto podría proporcionar la base para una respuesta positiva a las intervenciones de desastre. También es un elemento que concuerda con la ética del trabajo social y la definición internacional de trabajo social. Dado que vivimos en un mundo interdependiente, significaría que la solidaridad social podría convertirse en la base sobre la cual un grupo de personas garantizaría el bienestar de (y) otros. Sin embargo, su implementación requeriría cambios en las políticas sociales globales.

Otros organismos de las Naciones Unidas relacionados con las intervenciones en casos de desastre son la Coordinación y Asistencia de Desastres de las Naciones Unidas (UNDAC, por sus siglas en inglés) que tiene países 57 que incluyen a Filipinas, Vietnam, Camboya, Samoa y Tonga como miembros. Además, las ONG internacionales o partes de la sociedad civil como la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Oxfam y Save the Children son actores activos. Especialmente en el período inmediatamente posterior a los desastres, las organizaciones como estas proporcionan alimentos, vestimenta, refugio y medicinas que se necesitan con urgencia. En 2008, la Federación Internacional respondió a los desastres naturales de 326 que mataron a personas de 235,736, el nivel más alto desde el Tsunami del Océano Índico de 2004 (IFRC, 2009).

El subsecretario de Asuntos Humanitarios de la ONU es actualmente John Holmes. Coordina la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) que reemplazó al Departamento de Asuntos Humanitarios en 1998. OCHA tiene un Comité Ejecutivo para Asuntos Humanitarios, un Coordinador de Ayuda de Emergencia y el Comité Permanente entre Organismos (IASC). El mandato original para IASC surgió a través de la Asamblea General en 1992 cuando se aprobó la Resolución 46 / 92. Esto buscó desarrollar la infraestructura que mejor lograría: Coordinación de actividades y recursos; toma de decisiones interinstitucional en respuesta a emergencias complejas; y enfoques multisectoriales integrados para la atención de desastres. El IASC está compuesto por agencias de las Naciones Unidas como el PNUD, UNFPA, UNHABITAT, ACNUR, UNICEF, OMS y el Banco Mundial; invitados permanentes como el CICR, la FICR; y otras organizaciones de la sociedad civil reconocidas por su trabajo en ayuda humanitaria que se invitan de manera ad hoc. El IASC tiene un Grupo de Trabajo para desarrollar pautas para intervenciones durante desastres. Estas directrices tienen como objetivo mejorar la coordinación y facilitar la toma de decisiones entre organismos, al tiempo que proporcionan directrices que defenderían los derechos humanos, el comportamiento ético y los valores empoderadores. Estos cubrieron una gama de temas que incluyen mujeres y salud mental. Los trabajadores sociales se incluyeron en la creación de aquellos vinculados a las intervenciones psicosociales (Bragin, 2008). OCHA también está vinculada al Proceso de apelación consolidado (CAP) y al Fondo de emergencia rotatorio central (CERF).

Otras formas de apoyo a la ayuda humanitaria durante diferentes tipos de desastres incluyen las siguientes. Actividades de mantenimiento de la paz en países 24, incluidos Afganistán, Irak, la República Democrática del Congo, Darfur, Somalia y Kenia. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Representación de los Refugiados en Chipre se encarga de ayudar a las personas que viven en esa isla con problemas. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Medio Oriente (OOPS) ha sido responsable de la implementación del Mandato de Palestina de la ONU y de los refugiados que se crearon cuando se formó el estado de Israel. El conflicto entre Israel y la nación palestina está en curso, con pocas posibilidades de llegar a una solución sobre las violaciones de derechos humanos y las reclamaciones de tierras. Los palestinos que no están cubiertos por el OOPS pueden acceder al apoyo de la ONU a través de las disposiciones más limitadas del ACNUR para cubrir el estatus de refugiado. El ACNUR tiene personal en los países 110 para implementar sus responsabilidades. El Programa de Alimentos de las Naciones Unidas es otra iniciativa y ayuda en desastres proporcionando ayuda alimentaria. Actualmente proporciona alimentos a 100 millones de personas en los países 80.

Hasta ahora, el cambio climático ha sido excluido como una cuestión específica de preocupación con respecto a la entrega de ayuda humanitaria. Sin embargo, las principales discusiones sobre el cambio climático organizadas por la ONU han buscado evitar el aumento de las temperaturas a niveles peligrosos (se cree que son más que 2).0C by 2050) que precipitará reacciones catastróficas para algunos pueblos y naciones, incluida la desaparición de pequeños estados insulares en el Océano Pacífico; la extinción de gran cantidad de flora y fauna; y socavar aún más las vidas de millones o incluso miles de millones de seres humanos. Las deliberaciones de la ONU sobre este tema han incluido lo siguiente:

1990: Protocolo de Kyoto acordado por los países de 184 en Kyoto, Japón. Se compromete a los países industriales de 37 (países del Anexo 1) a reducir sus emisiones de carbono en un 5 por ciento por año entre 1997 y 2012 cuando finaliza el acuerdo de Kyoto.

1992 - La Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro acordó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Se compromete a los gobiernos a evitar un cambio climático peligroso que se considera que limita el aumento de la temperatura a no más de 20C.

Quince reuniones de la Conferencia de las Partes (COP), la última (COP15) que se celebró en Copenhague en diciembre 2009. La reunión 2010, COP16, se llevará a cabo en México.

Las tres organizaciones "hermanas" internacionales de IASSW, ICSW e IFSW se involucraron conjuntamente en estos debates por primera vez en Copenhague el 10 de diciembre 2009.

El papel de los trabajadores sociales en situaciones de desastre

Las asociaciones profesionales alientan a los trabajadores sociales a responder a los desastres desde una perspectiva respetuosa con el medio ambiente de los derechos humanos y la justicia social. Los trabajadores sociales desempeñan diversas funciones en situaciones de desastre (Desai, 2007). Muchos de estos se promulgan para responder a las consecuencias inmediatas de un desastre e incluyen ser:

· Facilitador

· Coordinador.

· Movilizador comunitario (de personas y sistemas).

· Movilizador de recursos.

· Negociador o intermediario entre comunidades y diferentes niveles de gobierno.

· Mediador entre intereses y grupos en conflicto, incluyendo aquellos basados ​​en relaciones de género.

· Consultor del gobierno y otras agencias.

· Abogar por los derechos y derechos de las personas.

· Educador, que proporciona información sobre cómo acceder a la ayuda de socorro y evitar las enfermedades que pueden surgir después de un desastre.

· Entrenador, particularmente en cómo responder eficazmente en la movilización de recursos locales cuando ocurre un desastre.

· Intérprete cultural.

· Terapeuta que ayuda a las personas a lidiar con las consecuencias emocionales del desastre (Dominelli, 2009).

Los manuales de intervención en desastres tradicionalmente se han centrado en reducir el riesgo definido como la minimización de la probabilidad objetiva y subjetiva de que ocurra un evento negativo. Ellos han sugerido que las siguientes acciones son cruciales en situaciones de alivio de desastres:

· Revertir cualquier mal efecto sobre la salud.

· Modificar los peligros identificados.

· Disminuyendo las vulnerabilidades y aumentando la resiliencia.

· Mejora de la preparación ante desastres para futuros desastres posibles (Pérez y Thompson, 1994).

La ONU tiende a ver los roles de los trabajadores sociales principalmente como movilizando comunidades para: evaluar situaciones; distribuir recursos inmediatamente después de un desastre; y proporcionar atención psicosocial. El IASC incluyó a los trabajadores sociales en la formación de las Guías psicosociales (Yule, 2008; Bragin, 2009), pero aún queda mucho trabajo por hacer en este frente para que el trabajo social tenga una voz fuerte en la mesa de toma de decisiones. Encontrar soluciones que alcancen los objetivos identificados anteriormente dentro de un objetivo general de sensibilidad cultural y respuestas justas y equitativas es muy complicado. Requieren que las comunidades y los individuos desarrollen su capacidad de recuperación, capacidades de adaptación y habilidades para evaluar las vulnerabilidades y los riesgos en situaciones y ubicaciones específicas. Tales desarrollos pueden ayudar a formular medidas preventivas, particularmente aquellas que afectan el hospital y otros servicios de salud y provisiones de alojamiento tanto a corto como a largo plazo. Las iniciativas preventivas también pueden ayudar a la corriente principal: prevención; sistemas de alerta temprana; y respuestas humanitarias. Estos objetivos aún no se han implementado en su totalidad, incluso en las áreas afectadas por el Tsunami del Océano Índico 2004. Sin embargo, los esfuerzos por los desastres deberán defender los derechos humanos, la justicia social y ambiental y la distribución equitativa de los recursos finitos si se quieren crear soluciones sólidas que sobrevivan en el futuro. Los valores de equidad y justicia son elementos esenciales de los esfuerzos de socorro en casos de desastre. También son difíciles de realizar en condiciones de desastre cuando han desaparecido las infraestructuras básicas de comunicación, transporte y gobernanza.

Basándome en Desai (2007), presento las habilidades y los procesos involucrados en el trabajo en las comunidades afectadas por desastres a continuación. No se siguen necesariamente en un orden ordenado, pero a menudo ocurren de manera simultánea y desordenada. Ellos son:

· Haciendo contacto inicial.

· Involucrar a la población local a lo largo de los procesos de intervención.

· Evaluar la información disponible e identificar las áreas de trabajo.

· Elaboración de contratos para los trabajos a realizar.

· Iniciar las acciones requeridas.

· Evaluando constantemente los resultados.

¿Soluciones posibles?

Los trabajadores sociales que recogen los desastres, incluidos los que resultarán del cambio climático, tienen un papel importante que desempeñar en la formación de políticas y en la búsqueda de soluciones que no enfrenten a las personas entre sí. Por lo tanto, deben comprender la ciencia detrás de los desastres, incluido el cambio climático; los problemas que los desastres plantean en diferentes partes del mundo; las limitaciones de las soluciones existentes; y busque formas de resolver los problemas que ya están presionando para obtener respuestas y aquellos que pueden anticipar. Se deben encontrar soluciones que funcionen a nivel personal, nacional e internacional. Los profesionales, educadores e investigadores individuales pueden trabajar para estos a nivel personal así como movilizar a las comunidades en las que trabajan para que hagan lo mismo. También pueden actuar colectivamente y usar sus organizaciones internacionales como IASSW, IFSW e ICSW para apoyar iniciativas dirigidas a cambiar las políticas a nivel nacional e internacional y cambiar la política y su implementación en las Naciones Unidas y a través de sus agencias, especialmente las que operan a nivel regional e internacional.

Acción personal

Las personas pueden reducir los riesgos de ser abrumados por los desastres al desarrollar su capacidad de recuperación y tomar las medidas apropiadas necesarias para minimizar la probabilidad de que sufran efectos adversos en caso de que ocurra un desastre. Estos dependerían de la naturaleza del desastre que anticipan y de los recursos que tienen a su disposición. Por ejemplo, una persona que vive en una planicie aluvial podría tomar medidas para "proteger sus hogares" de las inundaciones, por ejemplo, algunas personas en Bangladesh han comenzado a construir casas sobre pilotes para que el agua pueda lavarse debajo de sus casas. Las personas pueden reducir el impacto del cambio climático en sus vidas y en las de los demás al reducir su huella de carbono personal al usar menos energía. Esto se puede hacer reemplazando las bombillas tradicionales por otras que ahorran energía, aislando las casas, reduciendo la calefacción con 10C, limitando su uso del aire acondicionado, utilizando fuentes de energía renovables como paneles solares y bombas de calor para la calefacción, apagando los aparatos eléctricos en modo de espera y viajando en transporte público. Los esfuerzos individuales son importantes ya que las emisiones domésticas representan el 40 por ciento de las emisiones totales (Giddens, 2009). La acción personal por sí sola no es suficiente. También se requieren soluciones consensuales y colectivas a nivel nacional e internacional.

Acción Nacional

La acción nacional tendrá que centrarse en empoderar a las comunidades locales y las personas que viven en ellas y garantizar que los recursos necesarios para limitar el daño que pueden causar los desastres se pongan a disposición de quienes los necesitan. Para hacer que esto suceda, los trabajadores sociales pueden abogar por la política de "agrupar los riesgos" y ayudar a las comunidades a movilizarse para ayudarles a alcanzar sus objetivos. La gente local generalmente tiene buenas sugerencias para hacer si aquellos que toman las decisiones y mantienen los recursos están preparados o podrían estar convencidos de la importancia de escuchar sus propuestas y tomarlas en cuenta en sus deliberaciones. Los trabajadores sociales también podrían participar en la evaluación de los planes de respuesta de emergencia existentes y ayudar a las personas locales a participar en su reformulación cuando sea necesario.

Las transferencias de tecnologías de energía limpia se consideran parte de la solución al problema del cambio climático. Además, los países de bajos ingresos en el Sur Global necesitan fondos para adaptarse e industrializarse de manera "verde". Los gobiernos nacionales pueden facilitar ambas acciones al persuadir a las empresas para que entreguen sus tecnologías "verdes" a los países de bajos ingresos al subvencionarlas para que lo hagan. Además, los gobiernos pueden proporcionar dinero para ayudar a los países industrializados a enfrentar los resultados y desarrollar vías 'verdes' hacia el desarrollo que sean sostenibles y que dependan de las fortalezas e iniciativas locales. Al final de 2009, la UE estimó que 100 tendría que transferir 2020 mil millones de euros al año de los países ricos a los pobres para permitir que estos desarrollos tengan lugar. Sugirió que de esta suma, Europa debería proporcionar $ 30 mil millones; los mil millones de dólares USA $ 25; y el resto del mundo industrializado el resto sobre una base anual. Estas contribuciones se calcularon de acuerdo con el tamaño del PIB y el nivel de emisiones de carbono. La UE consideró que esta cantidad era asequible, ya que representaba aproximadamente el 0.3 por ciento del ingreso global anual de los países ricos (la Semana, 2009, p. 28). Los trabajadores sociales pueden involucrarse en acciones locales y nacionales que apuntan a reducir la huella de carbono de un país abogando por ellos.

Acción Internacional

Las tres organizaciones 'hermanas' tendrán que desarrollar sus estructuras de colaboración más plenamente de lo que lo han hecho hasta la fecha para fortalecer su participación en las Naciones Unidas y sus numerosas agencias que intervienen o promueven acciones destinadas a mejorar el bienestar de las personas. Esto es esencial para lograr Una voz alrededor de la mesa de ayuda humanitaria. El marco para la acción internacional sobre el cambio climático ya está en marcha e IASSW, IFSW y ICSW podrían emprender más actividades conjuntas para abogar por un futuro "más verde" y sus beneficios se distribuirán equitativamente entre la totalidad de los habitantes de la tierra. El imperativo de limitar las emisiones de efecto invernadero a 1,400 mil millones de toneladas entre 2000 y 2050 se ha aceptado como necesario para mantener los aumentos de temperatura por debajo de 20C. Sin embargo, las realidades contemporáneas y las cantidades cambiantes que emite o no emite cada país sugieren que un nuevo acuerdo internacional debe ir más allá del paradigma binario de "Occidente como contaminador" y "Mundo en desarrollo como víctima" que prevalece actualmente en Los debates internacionales sobre el tema, ya que este es un bloque importante para la acción y no tienen en cuenta las realidades actuales de que el crecimiento significativo de las emisiones proviene ahora de las economías emergentes. Esta realidad requiere soluciones alternativas que vean al mundo como un todo y acepten las interdependencias entre los pueblos y los países.

Acciones que deben emprender los educadores de trabajo social, los profesionales y los formuladores de políticas

Los trabajadores sociales pueden participar en los debates sobre el cambio climático y tomar medidas coherentes con sus principios éticos. Estos son:

  • Derechos humanos y dignidad a nivel individual y grupal;
  • Justicia social;
  • Interdependencia, reciprocidad y solidaridad;
  • Paz; y
  • La justicia ambiental.

Los trabajadores sociales están familiarizados con estos principios porque son parte del documento de ética acordado entre IASSW e IFSW en 2004, y también están articulados en muchos códigos nacionales de ética para la práctica en todo el mundo.

Dado el escepticismo de la gente (Hennessey, 2009) y las controversias sobre el abuso de la ayuda humanitaria (Duffield, 1996, 2007), y el fracaso en alcanzar un acuerdo vinculante sobre el cambio climático en Copenhague (Booker, 2009, Gray, 2009; Mason, 2009 ), actuar no será fácil: Los trabajadores sociales pueden ser más proactivos de lo que hasta ahora ha sido el caso de tomar acciones que involucran lo siguiente:

· Concientización por lo que los problemas relacionados con el impacto de posibles desastres, incluido el cambio climático, se pueden discutir y debatir de acuerdo con varios escenarios posibles. Esto es particularmente importante a nivel individual y local.

· cabildeo para medidas preventivas tomadas a nivel local, por ejemplo, construir casas a prueba de desastres para minimizar la posible pérdida de viviendas al tiempo que se tienen en cuenta las necesidades, condiciones y recursos locales; a nivel nacional, particularmente en torno a la formulación de políticas y la liberación de recursos; ya nivel internacional especialmente en el establecimiento de normas y seguimiento de su realización.

· Movilizando comunidades locales, nacionales e internacionales, para iniciar acciones preventivas antes de que ocurra un desastre e intervenir adecuadamente cuando ocurra un desastre.

· Dialogo con los políticos y los medios de comunicación para cambiar las políticas a nivel local, nacional e internacional. Esto incluirá los problemas relacionados con los recursos y el intercambio de tecnologías para garantizar que se ayude a los que están en mayor riesgo a minimizarlos. Por ejemplo, los sistemas de alerta temprana para las personas que podrían verse afectadas por un tsunami reducirían enormemente el número de muertos. Pero incluso hoy, no todos los afectados por el Tsunami del Océano Índico 2004 tienen acceso a tales sistemas.

· Desarrollo Planes de estudio que cubren los desastres como parte de la labor social general.

Documento presentado respetuosamente por la profesora Lena Dominelli, Universidad de Durham

Enero 2010

Referencias

Askeland, G (2007) 'Globalización y una inundación de viajeros: Los viajeros inundados y la justicia social 'en Dominelli, L (ed) Revitalizar las comunidades en un mundo globalizado.. Aldershot: Ashgate.

Austin, L (1992) Respondiendo a los desastres: Una guía para profesionales de la salud mental.Arlington, VA: American Psychiatric Publishing Inc.

Bragin, M (2008) Directrices internacionales de la ONU sobre salud mental y apoyo psicosocial en situaciones de emergencia.. Documento presentado en la Conferencia de Reducción de Desastres IASSW-KKI en Durban, Sudáfrica, 25 julio.

Correll, D (2008) 'La política de la pobreza y el desarrollo social' en Trabajo Social Internacional, 51 (4): 453-466.

Desai, A (2007) 'Desastres y respuestas de trabajo social' en Dominelli, L (ed) Revitalizar las comunidades en un mundo globalizado.. Aldershot: Ashgate.

Dominelli, L (2009) Introducción al trabajo social. Cambridge: Prensa política.

Dominelli, L (de próxima publicación) 'Cambio Climático: Una perspectiva de trabajo social ', presentado a la British Journal of Social Work. En espera de decisión.

Duffield, M (1996) 'La Sinfonía de los Malditos: Discurso racial, emergencias políticas complejas y ayuda humanitaria "en Desastres, 20 (3): 173-193.

Duffield, M (2007) Desarrollo, seguridad y guerra sin fin. Cambridge: Prensa política.

Giddens, A (2009) La política del cambio climático. Cambridge: Prensa política.

Gunn, SWA (1990) Diccionario multilingüe de medicina de desastres y alivio internacional.Bostón: Kluwer Academic Publishers, pp 23 – 24

Hancock, J (1996) Los señores de la pobreza: El poder, el prestigio y la corrupción del negocio de ayuda internacional. Nueva York: Atlanta Monthly Press. Primera edn 1989.

Hoogvelt, A (2007) 'Globalización e imperialismo: Guerras e intervención humanitaria 'en Dominelli, L (ed) Revitalizar las comunidades en un mundo globalizado.. Aldershot: Ashgate.

FICR (2009) Informe Mundial de Desastres, 2009. Ginebra: FICR.

IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático) (2007) La Cuarta Evaluación sobre el Cambio Climático. Nueva York: IPCC.

Javadian, R (2007) 'Respuestas de trabajo social ante desastres sísmicos: Una intervención de trabajo social en Bam, Irán ', Trabajo Social Internacional, 50 (3): 334-346.

Kassindja, F y Miller-Basher, L (1998) ¿Te escuchan cuando lloras? Nueva York: Delacourt Press.

Loescher, G, Betts, A y Milner, J (2008) ACNUR: La política y la práctica de la protección de los refugiados en el siglo XXI. Londres: Routledge.

Mohanty, CT (2003) Feminismo sin fronteras: Teoría de la descolonización, práctica de la solidaridad. Londres: Duke University Press.

Pérez, E y Thompson, P (1994) 'Riesgos naturales: causas y efectos' en Medicina de desastres prehospitalaria, 9 (1): 80 – 88.

Pittaway, E, Bartolomei, L y Rees, S (2007) 'Dimensiones de género del tsunami 2004 y una posible respuesta de trabajo social en situaciones posteriores al desastre' enTrabajo Social Internacional, 50 (3): 295-306.

Pearlstein, D y Posner, M (2009) Escrito en apoyo de SA Hamadan v DH Rusmfeld. Athttp://www.humanrightsfirst.org/us_law/PDF/hamdan_v_Rumsfeld_Brief.pdfSe accede a 29 en diciembre a 09.

Pyles, L (2007) 'Organización comunitaria para el desarrollo posterior a un desastre: Localizando Trabajo Social 'en Trabajo Social Internacional, 50 (3): 321-333.

Riddell, R (2007) ¿La ayuda realmente funciona? Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

Sanders, E (2009) 'Cambio climático crea refugiados' en The Vancouver Sun, 26 octubre, p. B5.

Shiva, V (2003) 'Derechos de los alimentos, libre comercio y fascismo' en Gibney, MJ (ed) Derechos de globalización. Oxford: Universidad de Oxford.

Steiner, N (2003) Problemas de proteccion. Londres: Routledge.

Stern, N (2006) Stern revisión de la economía del cambio climático. Cambridge: Cambridge University Press.

Terry, F (2002) ¿Condenado a repetir? La paradoja de la acción humanitaria. Ithaca, Nueva York: editorial universitaria de Cornell.

Tramonte, M (2001) Prevención de riesgos para todos los niños y adultos: Lecciones aprendidas de las intervenciones en casos de desastre. Newton, MASA: NCMPV.

PNUD (2007) Luchando contra el cambio climático: Solidaridad humana en un mundo dividido.. Londres: Palgrave / Macmillan.

PNUD (2008) Cambio climático: Ampliando para enfrentar el desafío. Nueva York: PNUD.

PNUD (2009) El Informe sobre Desarrollo Humano. Nueva York: PNUD.

CMNUCC (2008) Estrategia de reducción del riesgo de desastres y prácticas de gestión de riesgos: elementos críticos para adaptarse al cambio climático.

Yule, W (2008) 'Directrices IASC, en general bienvenidas, pero ...' en Intervención, 6 (3): 248-251.

Páginas web útiles:

www.un.org

www.undp.org

www.unhrc.org

www.unhcr.org

Diálogo social

Número actual
Diálogo social 19
Vol. 20 - Marzo 2019
Problemas pasados
Disponible aquí

Revista de diálogo social

Opciones de publicidad de la revista Social Dialogue

vínculos sociales

Idioma del sitio web